jueves, 25 de octubre de 2018

La ONU denuncia el continuo genocidio de los Rohingya en Myanmar

La ONU denuncia el continuo genocidio de los Rohingya en Myanmar
Los refugiados Rohingya que huyen de Myanmar llegan al río Naf en frontera con Bangladés, 10 de octubre de 2017. (Foto: AFP)

La Misión de Investigación de la ONU para Myanmar (Birmania) advierte de que el genocidio contra la minoría musulmana Rohingya sigue en marcha.

“Es un genocidio en curso que se está produciendo en este momento”, dijo el miércoles Marzuki Darusman, presidente de la Misión de Investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Myanmar, explicando que hasta 400 000 Rohingya que se quedaron en el país después de la brutal campaña militar del año pasado corren riesgo de vida.

Esta minoría musulmana, asediada en el estado de Rajine (oeste de Myanmar), “continúa sufriendo las más severas restricciones y represión”, sostuvo Darusman y agregó que el Ejército birmano sigue causando daños corporales graves a los Rohingya y les impone medidas para prevenir los nacimientos.

El responsable de la ONU indicó que los incidentes del año pasado fueron “una catástrofe de derechos humanos previsible y planificada” que causaron “10 000 Rohingya muertos”.

Es un genocidio en curso que se está produciendo en este momento”, dijo el presidente de la Misión de Investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Myanmar, Marzuki Darusman, explicando que hasta 400 000 Rohingyas que se quedaron en el país después de la brutal campaña militar del año pasado corren riesgo de vida.

Más de 900 000 Rohingya han huido a Bangladés desde agosto de 2017, cuando el Ejército birmano intensificó sus ataques a esa población y quemó cientos de viviendas y aldeas enteras de musulmanes en Rajine.

Darusman urgió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) a enviar la crítica situación de Myanmar a la Corte Penal Internacional (CPI), imponer un embargo de armas a Birmania, prohibir las transacciones con todas las empresas relacionadas con el Ejército birmano y aprobar sanciones contra los responsables de las atrocidades contra los Rohingya.

Además del Ejército birmano, acusado por la comunidad internacional por los crímenes cometidos contra la etnia Rohingya, también está bajo lupa la líder de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi, quien hasta el momento ha negado las atrocidades cometidas en el estado de Rajine.

El miércoles, la relatora especial de la ONU sobre la situación de los Derechos Humanos en Myanmar, Yanghee Lee, afirmó que el Gobierno birmano “no tiene un verdadero interés y capacidad en establecer una democracia totalmente funcional en la que toda su población disfrute con igualdad de sus derechos y libertades”.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios