martes, 29 de enero de 2019

EE.UU. empieza la producción de las primeras ojivas nucleares de bajo rendimiento

EE.UU. empieza la producción de las primeras ojivas nucleares de bajo rendimiento
Lanzamiento de un misil balístico Trident desde el submarino USS Nebraska de la Marina de EE.UU. en la costa de California, 26 de marzo de 2018. U.S. Navy / Ronald Gutridge / Reuters

Con estos dispositivos se equiparán los misiles balísticos Trident con los que están armados los submarinos estadounidenses.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EE.UU. (NNSA, por sus siglas en inglés) ha comunicado sobre el inicio de la construcción de la primera ojiva nuclear de bajo rendimiento para los misiles balísticos estadounidenses Trident.

En un correo electrónico remitido a la plataforma Exchange Monitor, la NNSA indicó que ya comenzó el ensamblaje de la ojiva W76-2, y que espera entregar a la Marina las primeras unidades de esos dispositivos con capacidades operacionales a finales del año fiscal 2019.

La ojiva W76-2, destinada para equipar a los misiles Trident de los submarinos estadounidenses, es una versión modificada y menos potente del W76-1. La NNSA además indicó que la fabricación de esta arma está estipulada en la Revisión de la Postura Nuclear ordenada por el presidente Donald Trump. La Administración Trump argumenta que el desarrollo de un arma de bajo rendimiento haría que una guerra nuclear sea menos probable, al darle a EE.UU. un elemento disuasivo más flexible.

Sin embargo, los demócratas del Congreso estadounidense se oponen enérgicamente a la producción de W76-2, debido a que precipitaría una carrera armamentística y aumentaría las posibilidades de que un conflicto convencional se convierta en una guerra nuclear. En ese sentido, el presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara Baja, Adam Smith, había manifestado que introduciría mecanismos legislativos que prohíban esa arma.

Por su parte, Stephen Young, de la organización Unión de Científicos Preocupados, considera que lo más probable es que los encargados del desarrollo del W76-2 hayan reducido su rendimiento quitando una de las dos etapas del dispositivo termonuclear original.

"El único requisito es reemplazar la segunda etapa con una versión ficticia, que es lo que se hace cada vez que realizan una prueba en un misil", dijo Young, agregando que la cantidad de tritio, un isótopo de hidrógeno, también puede ser ajustada. El resultado sería reducir su poder explosivo de 100 kilotones de TNT a aproximadamente cinco, casi un tercio de la potencia de la bomba lanzada sobre Hiroshima.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios