miércoles, 27 de marzo de 2019

El Pentágono pone en cuestión el futuro de sus portaviones

El Pentágono pone en cuestión el futuro de sus portaviones
El portaaviones USS Harry S. Truman zarpa con su grupo de ataque hacia el Medio Oriente desde la base de Norfolk, Virginia, en 2018. U.S. Navy/Mass Communication Specialist 3rd Class Danny Ray Nunez Jr. / Reuters

En medio de una creciente preocupación por la posibilidad de que los buques más potentes de la Armada de EE.UU. sean incapaces de evitar los misiles rusos o chinos en una eventual guerra, el Pentágono ha decidido reducir la flota de sus portaaviones.

El buque de propulsión nuclear Harry S. Truman —el cuarto más joven de la Armada estadounidense— será dado de baja dos décadas después de su entrada en servicio. Una medida que, según algunos expertos podría apuntar al incierto futuro de estas naves.

Al retirar este portaviones clase Nimitz de 103.000 toneladas de desplazamiento en lugar de reabastecer de combustible su núcleo de reactor nuclear en 2024, como estaba previsto, el Pentágono desvela su intención de ahorrarse decenas de miles de millones en costos de mantenimiento y operaciones que podría invertir en otras capacidades.

Según el portal Breaking Defense, la decisión respecto al USS Truman permitirá a la Marina dejar de gastar alrededor de 6.500 millones. A esto se añaden los ahorros asociados con los costos operativos anuales (unos 1.000 millones), así que el "ahorro total podría superar los 30.000 millones" a lo largo de las próximas dos décadas, sostiene el artículo.

Incorporado por la Armada en 1998, la nave lleva en servicio 20 años, lo que lo convierte en el cuarto portaviones más joven de los 11 operados por la Marina de Guerra. Se trata de un período relativamente corto para esta clase de buques.

La pérdida del USS Truman dejaría la flota estadounidense en 10 portaaviones, cifra muy superior a la de cualquier Armada del mundo. En comparación, Rusia tiene uno y China cuenta con dos, con un tercero en construcción.
Más que una cuestión de ahorro

"El desarrollo de nuevas tecnologías por parte de los rivales de EE.UU. hace que la plataforma del portaviones sea vulnerable", sostiene un artículo en Stars&Stripes que recuerda que los misiles guiados chinos DF-21D son teóricamente capaces de impactar en uno de estos buques en movimiento y que "sus DF-26 [misiles balísticos desplegados por China] tienen un suficiente alcance como para alcanzar las bases estadounidenses en Guam".

"No se debe desguazar un portaviones solo para ahorrar dinero: debe ser parte de un reequilibrio estratégico más amplio de la fuerza, y por eso suena así", afirma el director de análisis de presuestos de defensa en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Todd Harrison. "Los portaviones son cada vez menos útiles contra los adversarios que tienen misiles antiaéreos con alcances mayores que los aviones de ataque en portaviones", aseguró en referencia al potencial de Rusia y China.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios