martes, 30 de abril de 2019

Estadounidense multado por hablar por el móvil al volante recurre a la justicia para demostrar que se trataba de un 'hash brown'... y gana

Estadounidense multado por hablar por el móvil al volante recurre a la justicia para demostrar que se trataba de un 'hash brown'... y gana
Imagen ilustrativa. Pixabay.com / Free-Photos

Tras 13 meses y dos juicios, el varón del estado de Connecticut fue absuelto. ¡No era un teléfono, era una patata frita de McDonald's!

Un estadounidense del estado de Connecticut (EE.UU.) ha salido triunfador de un rocambolesco caso judicial en el que la salvación le llegó al acusado gracias a una patata frita. Y no es una broma. Jason Stiber ha conseguido demostrar que el 'celular', por el cual supuestamente hablaba al volante —así lo aseguraba al policía que lo había detenido— en realidad era un 'hash brown' de la cadena de comida rápida de McDonald's, recoge The Washington Post.

El triunfo ante la justicia de Stiber se produjo este viernes 26 de abril, casi 13 meses después de que fuera detenido y multado con 300 dólares por un oficial de policía que creyó haberlo visto hablando por un teléfono móvil mientras conducía. Según argumentó el denunciante, como su automóvil cuenta con conectividad Bluetooth, no hay necesidad de sostener el dispositivo en la mano mientras se habla por el celular. Además, los registros de su celular evidenciaron que no había realizado ni recibido ninguna llamada a la hora de su detención.


Por si fuera poco, para demostrar su inocencia Stiber incluso logró hacerse con una serie de documentos que probarían que, en el momento del incidente, el policía que lo detuvo se encontraba en la decimoquinta hora de un turno doble de 16 horas y pudo haber confundido el 'hash brown' con un 'smartphone' a causa de la fatiga.

Después de haber pasado por dos juicios —recurrió de nuevo al perder por primera vez—, más de un año dedicado al tema y adosado a un abogado y haber perdido varios días de trabajo, el protagonista de esta historia logró eventualmente lo que ansiaba. "Fue el caso del siglo", afirmó su letrado.

Tras su éxito, Stiber —temeroso de que el caso hubiera quedado como una mancha para el resto de su vida— denunció que el tiempo y el esfuerzo dedicados para defenderse ilustran un problema que tiene que ver con el propio sistema legal estadounidense.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios