lunes, 8 de abril de 2019

Una deuda de 230.000 dólares y un mensaje en LinkedIn: El exagente de la CIA que espiaba para China

Una deuda de 230.000 dólares y un mensaje en LinkedIn: El exagente de la CIA que espiaba para China
El exoficial de la CIA Kevin Mallory, condenado por espiar para China. Alexandria Sheriff’s Office / AP

La Fiscalía insiste en que la sentencia impuesta al espía sea de por vida, argumentando que sus acciones fueron un intento deliberado de dañar la seguridad nacional motivado por el afán de lucro.

A principios de 2017, Kevin Mallory, un exoficial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de 61 años, estaba demorado en los pagos de su hipoteca y tenía otras deudas por 230.000 dólares, cuando de repente un empleador chino le propuso una manera de superar su problemas.

Según revela NBC News, un día Mallory recibió un mensaje en LinkedIn, red social enfocada en profesionales y empresas, que dio inicio a una cadena de eventos que resultó en la condena del hombre por cargos de espionaje en favor de China.

Un plan para salir de las deudas


La carrera del acusado comenzó en la década de 1990. En aquellos tiempos Mallory era un agente encubierto cuya tarea principal era robar datos secretos en el extranjero. Para los años 2000 llegó a servir en la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por sus siglas en inglés), la principal organización militar de espionaje estadounidense, para luego regresar a la CIA, donde trabajó de contratista entre 2010 y 2012.


No obstante, según muestran los registros de la Corte recogidos por el medio, tras haber divulgado información clasificada de manera inadecuada, Mallory perdió su autorización de seguridad de alto secreto. A partir de entonces no tuvo un trabajo estable, generó una deuda de 230.000 dólares, y se atrasó en 12.205 dólares en los pagos de su hipoteca.

Fue entonces cuando en febrero del 2017 Mallory recibió una oferta de trabajo a través de la plataforma LinkedIn. Se trataba de un oficial de la Inteligencia china que le propuso una gran suma de dinero a cambio de información clasificada desde EE.UU. Mientras cooperaba con los chinos, el agente ―que habla fluidamente mandarín― empezó a restablecer contactos con sus antiguos colegas, lo que levantó las sospechas de la Inteligencia estadounidense, y dio lugar al lanzamiento de una investigación por parte del FBI.

"Una cadena perpetua es apropiada"


Ese mismo verano, Mallory fue detenido al regreso de su segundo viaje al gigante asiático. Al momento del arresto el acusado poseía un teléfono que le habían proporcionado para poder comunicarse a través de un canal encubierto, donde se ocultaba todo tipo de evidencias de que el exoficial de la CIA filtraba información al extranjero.

Se prevé que el exespía será sentenciado el 26 de abril en la ciudad de Alexandria, estado de Virginia (EE.UU.). Si bien sus abogados buscan una pena no mayor a 10 años, los fiscales insisten en una sentencia de por vida, argumentando que sus acciones representan un intento de dañar intencionalmente la seguridad nacional motivado por el afán de lucro. Por los servicios proporcionados a China, el exoficial de la CIA recibió un pago de 25.000 dólares.

Según explicaron los fiscales en su memorándum de sentencia, Mallory, a quien "se le confiaron secretos críticos de la nación", puso en riesgo "al país y a vidas humanas [...] con el fin de obtener ganancias financieras, por lo que una sentencia de cadena perpetua es apropiada".

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios