miércoles, 1 de mayo de 2019

El agua del grifo, posible fuente de unos 15.500 casos de cáncer en California

El agua del grifo, posible fuente de unos 15.500 casos de cáncer en California
unsplash.com

Los sistemas públicos de agua potable en el estado están contaminados con sustancias químicas y elementos radiactivos, alertan científicos estadounidenses.

Un nuevo y alarmante estudio concluye que beber agua del grifo en el estado de California (Estados Unidos) durante toda la vida puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades oncológicas, lo que podría haber contribuido a la aparición de, aproximadamente, 15.500 casos de cáncer.

Investigadores de la ONG de defensa ambiental Environmental Working Group (EWG) advierten que el agua de los sistemas públicos en este estado está contaminada con sustancias químicas, como el arsénico, el cromo hexavalente, así como elementos radiactivos como el uranio y el radio.

En el marco de la investigación, el equipo científico examinó en todo el estado 2.737 sistemas públicos de agua, que sirven como fuente de agua potable al 98 % de la población local. Aplicando los índices de riesgo de cáncer acumulativo a los datos sobre las contaminantes en el agua potable de los sistemas comunitarios en California entre 2011 y 2015, los investigadores concluyeron que 15.449 casos de esta enfermedad podrían estar relacionados con la calidad del agua en todo el estado.

Legal no significa seguro


Los sistemas públicos de agua están regulados por la Ley Federal de Agua Potable Segura, en el marco de la cual la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) establece los estándares para la calidad del agua potable e implementa diversos programas para garantizar su seguridad. Aunque el 90 % de los sistemas de agua potable de California cumplen, supuestamente, con estos estándares, "lo legal no siempre significa que es seguro", advierte el EWG.

"Anta la falta de control federal, los estados deben tomar medidas para fijar y hacer cumplir estándares de agua potable que sean más rigurosos y más seguros para la salud que los requeridos por la EPA", señala Tasha Stoiber, científica del EWG y autora principal del estudio. Mientras tanto, como medida inmediata, el EWG "recomienda encarecidamente" instalar un filtro de agua que pueda reducir la exposición a los contaminantes.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios