domingo, 5 de mayo de 2019

Libertad condicional para un criminal sexual que mantuvo a una adolescente en una jaula para perros

Libertad condicional para un criminal sexual que mantuvo a una adolescente en una jaula para perros
Imagen ilustrativa Pixabay / tunaolger

Según el veredicto del juez del tribunal supremo del condado de Gwinnett, el captador tiene que registrarse de por vida como delincuente sexual y evitar contacto con los menores.

El Tribunal Superior del condado de Gwinnett (estado de Georgia, Estados Unidos) ha condenado a 10 años de prisión a un residente local que mantuvo en cautivero sexual durante más de un año a una adolescente, informa The Washington Post. Sin embargo, el delincuente no cumplirá la pena entre rejas, sino en libertad condicional.

El secuestrador, Michael Wysolovski, de 33 años, obligó a su víctima a tener relaciones sexuales con él mientras la retenía en una jaula para perros. El hombre ha admitido su culpabilidad.


Se conocieron por Internet


La joven, Hayley Burns, conoció al acusado a través de un chat de Internet para personas con anorexia cuando tenía 15 años. En el transcurso de su conversación, Burns le confesó que no estaba contenta con su vida en Charlotte, estado de Carolina del Norte, así que Wysolovski la convenció de que se mudara a las cercanía de la ciudad de Atlanta (Georgia). Cuando cumplió 16 años, en mayo de 2016, la chica abandonó su hogar y se dirigió a casa de su novio.

Al principio Burns aceptó involucrarse en una relación BDSM y permitió que el hombre controlara su ingestión de alimentos como parte de ese conjunto de prácticas sexuales alternativas consensuadas. Como sufría de anorexia, la chica alentó a su novio a que vigilara sus hábitos alimentarios, pero a partir de determinado momento todo cambió. "Me bajó mucho la autoestima y me hizo creer que nunca sería amada o que no tendría una vida normal si ganaba algo de peso", indicó Burns ante la corte.

En algún momento Wysolovski rebasó los límites establecidos en su relación BDSM: se negó a utilizar 'palabras seguras' y empezó a recurrir a fuerza excesiva. Después de un tiempo, el hombre comenzó a utilizar la comida como forma de castigo o para obligar a la joven a tener sexo, manteniéndola a menudo en una jaula para perros. Según el padre de Burns, eso le causó a la adolescente problemas dermatológicos y de espalda.


Además, supuestamente, la víctima fue sometida a ciertas "torturas con agua", razón por la que ahora tiene problemas a la hora de beber, alegó durante la audiencia. Wysolovski prohibió a Burns abandonar la casa y estableció en la entrada de la habitación una puerta especial que le impedía salir. Además, amenazó a la chica diciéndole que si intentaba escapar, la arrestarían por haberse fugado de casa.

Decisión del Tribunal


En 2017, cuando Burns ya tenía 17 años, logró acceder a Internet, donde se puso en contacto con un usuario del foro antes mencionado y le pidió que alertara al Buró Federal de Investigaciones (FBI) sobre su cautiverio. Gracias a ello, en junio de 2017 los agentes federales irrumpieron en casa de Wysolowski y detuvieron al acusado. Como aseguró durante el juicio, estaba seguro de que "estaba ayudando" a su novia a escapar una situación dura y desfavorable que sufría estando con su familia.

"No veo ninguna emoción en ti. No veo ningún remordimiento", le dijo el juez, Timothy Hamil, que no creyó sus palabra. Wysolowski fue acusado de violación y sodomía con agravantes, pero la semana pasada los cargos fueron levantados por ser difíciles de probar, dado que las relaciones sexuales entre la víctima y el agresor se iniciaron de mutuo acuerdo.

Además, en el momento del supuesto abuso sexual, Burns ya había cumplido 16 años, que en Georgia se corresponde a la edad mínima de consentimiento sexual.

Después de ser rescatada, la joven cometió tres intentos de suicidio y se le diagnosticaron graves problemas de salud mental. "Me mutilé severamente a mí misma, con la esperanza de volverme desagradable para que nadie me lastimara de nuevo como lo hizo Michael Wysolovski", confesó la adolescente.

Según el veredicto del juez, Wysolovski recibió una condena de 10 años de libertad condicional de los que solo tendrá que cumplir 9 años y cuatro meses. Conforme a las condiciones de su acuerdo de culpabilidad, los ocho meses que el hombre ya había pasado en la cárcel en espera de juicio se le descontarán de su pena total. Además, tiene que registrarse como delincuente sexual y evitar contacto con los menores.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios