miércoles, 19 de junio de 2019

Bolsonaro defiende la cadena perpetua tras el brutal asesinato de un niño de 9 años descuartizado por su madre y su pareja

Bolsonaro defiende la cadena perpetua tras el brutal asesinato de un niño de 9 años descuartizado por su madre y su pareja
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. 18 de junio de 2019. Adriano Machado / Reuters

Rhuan Maycon fue descuartizado y decapitado por su propia madre en colaboración con su pareja. Un año antes, habían mutilado el pene y los testículos del pequeño.

Tras el asesinato del niño de nueve años que fue acuchillado, descuartizado y decapitado por su madre y su pareja, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lamentó que la Constitución no permita la cadena perpetua.

"El escandaloso caso del niño Rhuan, al que cortaron su órgano genital y fue descuartizado por su propia madre y su pareja, es uno de los muchos crímenes crueles que ocurren en Brasil y que nos hace pensar que lamentablemente nuestra Constitución no permite la cadena perpetua", dijo el mandatario.



Después, tras participar en un evento en el Palacio de Planalto, Bolsonaro volvió al asunto. "Está en la Constitución (...) que en Brasil no puede haber pena de muerte, ni cadena perpetua (...) Entonces la gente no puede ni pensar en hablar de eso. Pero la voluntad de la gente es que se pudran en la cárcel quienes cometieron ese acto bárbaro", afirmó.

La sentencia máxima en Brasil es de 30 años en prisión. El ultraderechista siempre ha defendido sanciones más duras en el sistema penal.

El brutal asesinato


Según el informe policial, el pasado 31 de mayo, después de que el pequeño Rhuan Maycon se durmiera, su madre, Rosana Auri da Silva Candido, de 27 años, le asestó una docena de cuchilladas, mientras su pareja, Kacyla Priscila, de 28 años, lo sujetaba. A continuación, Candido decapitó al menor, aún con signos de vida.

Ambas mujeres fueron detenidas el 1 de junio y serán condenadas por asesinato agravado con tortura y "lesión corporal gravísima". La suma de las condenas puede alcanzar los 57 años de cárcel para cada una.

Los investigadores confirmaron que las acusadas habían mutilado el pene y los testículos del niño hace más de un año, supuestamente por "venganza contra el padre y los abuelos del niño". La Policía cree que el asesinato habría estado motivado por un fanatismo religioso exacerbado y un "profundo odio al niño".

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios