miércoles, 12 de junio de 2019

Crece temor por la vida de presos tras muerte de una rea en EEUU

Crece temor por la vida de presos tras muerte de una rea en EEUU
Simpatizantes de Layleen Polanco, joven negra hallada muerta en su celda, exigen el cierre de la cárcel Rikers en Bajo Manhattan (EE.UU.), 10 de junio de 2019.

La sospechosa muerte de una joven en una cárcel de Nueva York ha provocado indignación en la sociedad estadounidense que exige una investigación transparente.

Layleen Polanco, de 27 años, una mujer afrodescendiente, fue arrestada en abril por delito menor de asalto y enviada a la prisión de Rikers Island por no haber podido pagar una fianza de 500 dólares. Casi dos meses después, fue encontrada muerta en su celda.

Las autoridades policiales y penitenciarias todavía no han aclarado los detalles, ni la causa de la muerte, lo que ha llevado a su familia y simpatizantes a reclamar una investigación clara e independiente al respecto.

El objetivo de la pesquisa, conforme a los activistas pro derechos humanos, es mostrar los peligros a los que se enfrentan las personas, sobre todo de raza, en el sistema legal y criminal de Estados Unidos.

La Sociedad de Ayuda Legal, un grupo que representa a Polanco y que trabaja con personas que no pueden pagar a un abogado, dijo el lunes en un comunicado que la “muerte de Polanco recuerda trágicamente el riesgo y la tortura física y emocional a las que se enfrentan las personas”, especialmente las de las comunidades de color, en “el sistema legal penal, particularmente mientras están bajo custodia” del estado.

Cientos de simpatizantes de Polanco celebraron el lunes una concentración de protesta frente a la corte criminal del Bajo Manhattan, pidiendo justicia para el caso.

Durante la protesta, David Shanies, abogado de la víctima, cargó contra las autoridades penitenciarias por haber puesto a Polanco en el régimen de aislamiento cuando estaba en Rikers a sabiendas que sufría de problemas médicos.

EE.UU. es el país con mayor población penitenciaria en el mundo. Unos 2,3 millones de personas habitan en las cárceles federales y estatales de la nación.

Sin embargo, la gran inquietud surgida en los últimos años no es el alto número de presos, sino el ambiente violento que se vive en los centros penitenciarios juveniles en el país norteamericano.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios