jueves, 4 de julio de 2019

La alcaldesa de Ámsterdam considera cerrar el Barrio Rojo dadas las condiciones inaceptables que sufren las trabajadoras sexuales

La alcaldesa de Ámsterdam considera cerrar el Barrio Rojo dadas las condiciones inaceptables que sufren las trabajadoras sexuales
Una calle del Barrio Rojo de Ámsterdam, el 3 de abril de 2019. Yves Herman / Reuters

El gobierno de la capital holandesa ha presentado un plan cuya máxima expresión prevé el cierre del famoso barrio de la prostitución.

La alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, presentó un plan en el que se analiza la posibilidad de cerrar el famoso Barrio Rojo, dado que las condiciones laborales para las trabajadoras sexuales se han tornado inaceptables ante el acoso tanto de habitantes locales como de turistas.

En una entrevista con la cadena holandesa Nieuwsuur, la política declaró: "Las que causan molestias no son las trabajadoras sexuales. Se han convertido en una atracción turística que atrae a un gran número de personas que van allí a tomarse selfis. Es degradante para las personas que trabajan allí y eso no puede ser tolerado".

Otro de los motivos por los que considera que la situación es insostenible es la trata de personas. Al respecto sostuvo: "Si la gente es intercambiada, reclutada o explotada, entonces todo holandés debería preocuparse por ello".

El plan presentado este miércoles presenta cuatro alternativas, la primera de las cuales es la eliminación de una parte del distrito. La segunda de las medidas que se contemplan es cerrar las cortinas de los lugares donde tanto hombres como mujeres practican la prostitución. La tercera, que se emplearía en conjunto con la segunda, sería conceder más puestos de trabajo a las prostitutas en el centro de la ciudad. Por último, la medida más extrema prevé clausurar toda la zona.

Halsema niega que su intención sea correr a las trabajadoras sexuales de este distrito céntrico, sino que su meta es mejorar sus condiciones laborales. Los turistas que las acosan, se fotografían y no consumen generan un impacto negativo para el negocio sexual.

"No es mi intención expulsar la prostitución de la ciudad", dijo Halsema. "Soy demasiado pragmática para ello. La prostitución es parte de Ámsterdam: hay un mercado, hay demanda, y por eso la conservamos".

El traslado o cierre de este distrito generaría nuevas oportunidades pero también pérdidas para los negocios vinculados a la prostitución, como bares, hoteles, alquiler de habitaciones, entre otros. Por este motivo, la líder de gobierno municipal ha llamado a las partes involucradas para debatir cuál podría ser la mejor solución.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios