lunes, 1 de julio de 2019

No es el CO2: explican el principal mecanismo con el que los aviones contribuyen al calentamiento gobal

No es el CO2: explican el principal mecanismo con el que los aviones contribuyen al calentamiento gobal
Imagen ilustrativa Pixabay / Free-Photos

Las estelas que emiten retienen el calor en la atmósfera.

Las estelas de condensación que dejan los aviones, compuestas por partículas de hollín y vapor de agua condensado, tienen sobre la temperatura de nuestro planeta un impacto mayor que sus emisiones de CO2. Este dato se desprende de un estudio de Lisa Bock y Ulrike Burkhardt, científicas del Centro Aeroespacial Alemán, publicado el pasado jueves en la revista Atmospheric Chemistry and Physics.

Los rastros de los aviones provocan la creación de los llamados cirros, nubes delgadas de cristales de hielo que se condensan alrededor de las partículas de hollín. Como tales, son capaces de retener la energía que ingresa en la atmósfera de nuestro planeta desde el espacio, contribuyendo de esta manera al calentamiento global.

En particular, las investigadoras calcularon que en 2006 —el último año del que proceden los datos detallados—, los cirros de las estelas de condensación de los aviones retuvieron 49 milivatios por metro cuadrado (mW/m2) de la superficie de la Tierra, superando dos veces el impacto del dioxido de carbono emitido por los aviones, unas cifras que podrían triplicarse para el año 2050.

A diferencia de las emisiones de CO2, sobre cuyas consecuencias negativas existe ya bastante concienciación, el papel de las estelas de condensación no es tan conocido y no puede ser reducido con facilidad.

"Se necesitan reducciones mayores que la proyectada del 50% en las cifras de emisiones de hollín", señala Burkhardt en un comunicado divulgado por la Unión Europea de Geociencias.

"Esto permitiría a la aviación internacional apoyar eficazmente las medidas para alcanzar los objetivos climáticos [del acuerdo] de París", afirma.

No obstante, según el estudio, ni siquiera una reducción de las partículas de hollín en un 90% podría estabilizar el efecto climático de los cirros al nivel de 2006.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios