lunes, 5 de agosto de 2019

Londres, preocupada por los submarinos súper silenciosos de Rusia

Londres, preocupada por los submarinos súper silenciosos de Rusia
Un submarino ruso de modelo Varshavyanka.

Los nuevos “súper silenciosos” submarinos rusos suponen un dolor de cabeza para el Reino Unido, porque pueden operar sin ser vistos, afirma un diario británico.

De acuerdo con el periódico británico The Telegraph, la Marina Real del Reino Unido está preocupada por los nuevos submarinos Varshavyanka o proyecto 636, de la clase Kilo, que pueden operar en las aguas territoriales británicas sin ser vistos.

El diario, citando fuentes militares británicas, ha informado este domingo que los nuevos submarinos equipados con motores diesel de bajo ruido representan una amenaza para la seguridad británica, ya que pueden rastrear sigilosamente las flotas, conectar cables submarinos y espiar los sistemas de telecomunicaciones británicos.

Las fuentes han informado a The Telegraph que “los rusos se están beneficiando de un enorme aumento en el gasto en investigación y desarrollo hace 15 a 20 años, un gasto que ahora está produciendo esta nueva clase de súper silencioso submarino Kilo”.

Al respecto, el periódico alude a las declaraciones del almirante Tony Radakin, nuevo jefe de la Marina Real, quien en su primera declaración pública al asumir su cargo actual, alertó de un mayor riesgo de conflictos entre Estados en el mundo y prometió invertir más en el Atlántico Norte “para mantener la libertad de maniobra del disuasivo nuclear”.

La embajada de Rusia en Londres ha subrayado en reiteradas ocasiones que las autoridades británicas están asustando al pueblo de este país europeo con una supuesta amenaza rusa, con miras a aumentar los fondos de defensa.

Esto, mientras a finales de junio, los medios británicos informaron sobre los ejercicios militares de la mayor flota naval británica en más de 100 años, con la participación de marineros e infantes de siete Estados integrantes de la Fuerza Expedicionaria Conjunta (JEF, por sus siglas en inglés). Estas operaciones según Kremlin fueron actos deliberados de provocación.

La gran maniobra del Reino Unido se realizó en una coyuntura de máxima tensión entre Londres y Moscú desde la Guerra Fría. Creció aún más después de que el Reino Unido acusara sin pruebas al Kremlin de estar detrás del envenenamiento del ex doble agente Serguéi Skripal y su hija en marzo de 2018 en Salisbury (Reino Unido), imputaciones rechazadas por Rusia.

Por otro lado, los lazos de Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también han experimentado en los últimos años un deterioro a niveles nunca vistos desde el final de la Guerra Fría, y la razón, según Moscú, es la expansión militar de la Alianza Atlántica cerca de las fronteras rusas.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios