miércoles, 14 de agosto de 2019

Pyongyang advierte a Corea del Sur de no albergar misiles de EEUU

Pyongyang advierte a Corea del Sur de no albergar misiles de EEUU
La pruebas de misiles de defensa terrestre Aegis de EE.UU. desde la isla de Kauai, en Hawái.

Corea del Norte considera que la presencia de misiles de alcance intermedio de EE.UU. en Corea del Sur contribuirá a elevar las tensiones en la región.

“Desplegar una nueva arma ofensiva en Corea del Sur es un acto imprudente que aumentará la tensión regional, un acto que puede desencadenar una nueva Guerra Fría y una carrera armamentista en la región del Extremo Oriente”, dice una publicación de la agencia estatal norcoreana KCNA, difundida este miércoles.

El comentario de la parte norcoreana hace alusión al anuncio, del 3 de agosto, del secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, de que Washington pronto comenzará a desplegar misiles de mediano alcance en Asia.

Esper hizo esta revelación poco después de que Estados Unidos se retirara formalmente del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) con Rusia, y anunciara que iba a empezar a probar y desplegar nuevos misiles en todo el mundo.

Tras este impactante anuncio, surgieron varios informes, los cuales indican que Estados Unidos probablemente intentará convencer a Japón y Corea del Sur para que alberguen tales misiles.

Desplegar una nueva arma ofensiva en Corea del Sur es un acto imprudente que aumentará la tensión regional, un acto que puede desencadenar una nueva Guerra Fría y una carrera armamentista en la región del Extremo Oriente, alerta la agencia estatal norcoreana KCNA.

De acuerdo con KCNA, un despliegue de armas avanzadas sería un “camino hacia la autodestrucción”, ya que podría convertir a Corea del Sur en un “escudo de balas”.

La nota recomienda a las autoridades surcoreanas que mediten antes de que conviertan a su país en una “base avanzada para un ataque nuclear contra Corea del Norte y otras partes de Asia”.

La publicación también pone de relieve que Corea del Sur ya tiene en su suelo un sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), el cual, según Seúl y Washington, constituye una importante arma de disuasión militar contra un potencial ataque nuclear de Pyongyang.

A pesar de la firme alianza económico-militar entre Seúl y Washington, el presidente norteamericano, Donald Trump, sigue presionando al país asiático para que pague al menos 1000 millones de dólares anuales por el mantenimiento de las tropas estadounidenses y el sistema THAAD.

La semana pasada, Trump anunció que Corea del Sur ha aceptado pagar “mucho más dinero” a EE.UU. para poder “defenderse de Corea del Norte”.

Pyongyang también critica la celebración de maniobras militares conjuntas entre EE.UU. y Corea del Sur. El domingo pasado, dejó claro que no seguirá los diálogos con Corea del Sur a menos que Washington y Seúl pongan fin a sus ejercicios militares conjuntos.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios