domingo, 22 de septiembre de 2019

Australia rechaza cualquier plan militar de EEUU contra Irán

Australia rechaza cualquier plan militar de EEUU contra Irán
El premier australiano, Scott Morrison, en una cena oficial en la Casa Blanca, en Washington, 20 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)

El Gobierno de Australia asegura que no se verá arrastrado a ningún conflicto militar de EE.UU. con Irán en medio de escalada de tensiones en el Golfo Pérsico.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, ha anunciado este domingo que el apoyo de su país a Washington solo se limitará a respaldar una misión naval para garantizar “la libertad de navegación” en las aguas internacionales del Golfo Pérsico.

“Los otros objetivos que persigue Estados Unidos son solo los que ellos persiguen”, ha indicado Morrison en declaraciones a la prensa desde Washington, la capital estadounidense, donde se encuentra de visita oficial.

Antes de la llegada de Morrison, el presidente de EE.UU., Donald Trump, había informado de que pediría a las autoridades australianas una “contribución militar” para frenar lo que dio en llamar la “amenaza iraní” en las aguas del Golfo Pérsico.

El premier australiano ha destacado, no obstante, que “Australia tomará sus decisiones conforme a sus intereses nacionales”, sin aclarar si su país se sumará o no al plan en solitario que la Administración Trump intenta recientemente impulsar en el mencionado golfo.

“Todavía es muy pronto para hablar de si Australia se unirá a la coalición naval estadounidense contra Irán”, ha indicado Morrison a los periodistas.

Los otros objetivos que persigue Estados Unidos son solo los que ellos persiguen”, ha comentado el primer ministro australiano, Scott Morrison, sobre el plan militar de EE.UU. contra Irán. 

Sus comentarios se producen en momentos en los que la región del Golfo Pérsico es epicentro de una escalada de tensiones, concretamente después de que Washington culpara, sin prueba alguna, a Teherán, de un ataque perpetrado el 14 de septiembre contra dos instalaciones petroleras en Arabia Saudí, asalto de represalia que fue reivindicado por las Fuerzas Armadas de Yemen.

Aunque la República Islámica niega cualquier vínculo con el incidente, el Gobierno estadounidense anunció el sábado que desplegará refuerzos militares en Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), so pretexto de aumentar la seguridad de la región.

Plan en solitario de EE.UU.


La idea de EE.UU. para supuestamente proteger la libre navegación en la región y hacer frente a Irán surgió el pasado mes de julio tras la detención del carguero británico Stena Impero por la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en el estrecho de Ormuz, después de que el navío no respetara el código marítimo internacional.

Washington, que por ahora cuenta con el apoyo del Reino Unido, Arabia Saudí, Baréin y el régimen de Israel para lanzarse a este aventurismo, no ha logrado convencer a otros países, incluyendo aliados cercanos, para que se le unan; dichas naciones argumentan que la iniciativa los podría arrastrar a un conflicto militar de grandes dimensiones en la región.

Irán ha cuestionado, por su parte, los intentos de EE.UU. por suscitar inseguridad en el Golfo Pérsico y el estratégico estrecho de Ormuz para usarlo como excusa a fin de aumentar su presencia militar en esta región. Además, las autoridades iraníes aseguran que responderán a cualquier ofensiva y defenderán los intereses nacionales en esta zona.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios