jueves, 26 de septiembre de 2019

El Tribunal Constitucional de Italia declara la legalidad de la eutanasia en ciertos casos

El Tribunal Constitucional de Italia declara la legalidad de la eutanasia en ciertos casos
Marco Cappato (I) tras la audiencia judicial sobre suicidio asistido en el Tribunal Constitucional. Roma, 24 de septiembre de 2019. Roberto Monaldo / LaPress / www.globallookpress.com

Responde a una cuestión plateada por el juzgado que se ocupa del caso del exeurodiputado Marco Cappato, que participó en el suicidio asistido del conocido Dj Fabiano Antoniani en Suiza en 2017. 

La Corte Suprema de Italia se ha pronunciado sobre la legalidad del suicidio asistido. El alto tribunal ha estimado que es legal en ciertos casos, respondiendo así a una cuestión planteada por un juzgado de Milán sobre el caso de Marco Cappato, exeurodiputado y miembro del Partido Radical, que participó en el suicidio asistido del conocido Dj Fabiano Antoniani, que se produjo en Suiza en el año 2017.

Tras sufrir un accidente de tráfico, Antoniani, más conocido como Dj Fabo, padecía una grave discapacidad permanente, pues quedó tetrapléjico y ciego. Antes de su muerte, Antoniani había apelado al presidente de la república para reclamarle el derecho a una muerte digna y la aprobación en Italia de leyes relacionadas con la eutanasia.

En 2017 Cappato acompañó a Fabo a Suiza, donde el suicidio asistido sí es legal, y desde entonces se enfrentaba a un juicio en el que se arriesgaba a una condena de hasta 12 años de prisión. Se ha acusado a Cappato de haber fortalecido el plan de suicidio de Fabo y de facilitar su ejecución, delitos previstos en el artículo 580 del Código Penal italiano. El político ha celebrado el fallo en las redes sociales con las siguientes palabras: "Quien esté en las condiciones de Fabo tiene derecho a ser ayudado. Hoy somos todos más libres, también quien no está de acuerdo. Es una victoria de la desobediencia civil, mientras los partidos giraban la cabeza hacia otro lado".


El Tribunal, después de haber pospuesto su decisión desde 2018 mientras solicitaba la intervención del Parlamento con una nueva ley, consideró que el suicidio asistido no es punible si se dan ciertas condiciones:
  • Que el paciente sea totalmente capaz de tomar decisiones libres y conscientes.
  • Que el paciente esté siendo mantenido con vida mediante tratamientos de soporte vital.
  • Que padezca una patología irreversible.
  • Que experimente un sufrimiento físico o psicológico considerado intolerable.

Los límites que impone el Tribunal son varios. Uno de ellos es que "los métodos previstos por la legislación sobre consentimiento informado, cuidados paliativos y sedación profunda continua" deben ser respetados. Además, todos los controles de las "condiciones requeridas" y de los "métodos de ejecución" deben ser realizados por una estructura del servicio público de salud y después de obtener la opinión del comité de ética territorial.

Esta decisión llega después de que en los últimos meses se está intensificando el debate en muchos países europeos sobre si se debería legalizar la eutanasia o el suicidio asistido y en qué condiciones. De momento, solo está permitido en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Suiza.

La controversia se ha hecho más aguda después de los últimos casos mediáticos que han conmovido a la opinión pública. En abril se conoció en España el caso de un hombre que ayudó a morir a su mujer, enferma de esclerosis múltiple en fase terminal, de la que había cuidado durante los últimos 30 años. "Te doy mis manos", le dijo en el último momento cuando se dispuso a cumplir con la voluntad que la enferma había manifestado durante años.

En mayo en Francia se interrumpieron los cuidados a un paciente tetrapléjico en estado vegetativo desde 2008 contra la voluntad de sus padres, aunque su esposa y cinco de sus hermanos sí estaban de acuerdo. Pero el caso más polémico fue el de la adolescente neerlandesa Noa Pothoven que en junio, con 17 años y tras una vida de lucha contra el estrés postraumático —había sufrido varias agresiones sexuales—, la depresión y la anorexia decidió terminar con su vida dejando de comer y beber, con el consentimiento de sus padres y médicos, que no trataron de obligarla a alimentarse.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios