miércoles, 2 de octubre de 2019

Policías franceses toman las calles en "marcha nacional de la ira"

Policías franceses toman las calles en "marcha nacional de la ira"

Miles de policías franceses han salido a las calles para pedir mejores condiciones de trabajo, y denunciar el aumento de suicidios que sufre la institución.

Entre 10 000 y 15 000 policías de toda Francia han tomado este miércoles las calles de París, capital, en una “Marcha Nacional de la Ira” cansados de meses de enfrentamientos y violentos choques con el movimiento de “chalecos amarillos” que se manifiesta en las principales ciudades del país cada fin de semana.

La marcha tiene como objetivo instar a las autoridades a tomar medidas para mejorar las condiciones mentales, financieras y laborales de los agentes de la policía.

Los sindicatos advierten que la moral está por los suelos, algo no vista en casi dos décadas, y señalan que la tasa de suicidios es altísima: unos 52 oficiales se han quitado la vida desde enero, en comparación con un promedio anual ya alto de 42.

Según el ‘Movimiento de oficiales de policía enojados’ de Francia, se reportaron 33 suicidios policiales durante todo 2018, mientras que en lo que va del año, más de 50 oficiales se han suicidado.

Tras la oleada sin precedentes de suicidios que registran los cuerpos de seguridad este año 2019, el Gobierno lanzó un plan de crisis el mes pasado para abordar el problema. Los sindicatos policiales apuntan a la intensa presión y al estrés por las protestas de los “chalecos amarillos”.

Los manifestantes policiales también se quejan de que todavía no se les ha pagado por 23 millones de horas extra que han acumulado tras las marchas semanales del movimiento de los “chalecos amarillos”, entre otras razones.

Los llamados “chalecos amarillos”, es un movimiento social que desde el 17 de noviembre de 2018 se manifiesta cada sábado para denunciar la política social y fiscal del Gobierno del presidente Emmanuel Macron.

El mandatario cumplió el pliego de reclamos y canceló su reforma. No obstante, la ola de indignación (de los chalecos amarillos) aún no se ha calmado y siguen saliendo los sábados por temas que van desde los impuestos al combustible hasta desigualdad de ingresos, así como denuncias de la violencia policial durante las marchas.

La Policía es acusada ​​de usar con mano dura granadas de aturdimiento y balas de goma que dejaron decenas de chalecos amarillos mutilados.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios