lunes, 4 de noviembre de 2019

Alberto Fernández dispuesto a profundizar el "vínculo político y económico" entre México y Argentina

Alberto Fernández dispuesto a profundizar el "vínculo político y económico" entre México y Argentina
Captura de pantalla

El presidente electo de Argentina visitó México y mantuvo una charla con el mandatario sobre integración regional y comercio bilateral. 

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, mantuvo este lunes su primera reunión con un mandatario tras ganar los comicios nacionales, el pasado 27 de octubre.

Tal como había anticipado luego de la victoria, Fernández viajó a México para encontrarse con Andrés Manuel López Obrador, con quien busca establecer una alianza estratégica entre dos países del ala progresista en la región, principalmente en lo que respecta al comercio, pero también con la mirada puesta en un reordenamiento del continente en materia política.

"Tenemos la necesidad de profundizar el vínculo política y económicamente", explicó Fernández durante una conferencia de prensa en horas de la tarde, en la capital mexicana.

"No tienen idea la alegría que me ha dado este encuentro. Tenemos ideas muy parecidas. Y López Obrador conoce muy bien lo que pasa en nuestro país", dijo ante los periodistas.

Según el presidente electo, durante la reunión López Obrador se comprometió a ayudar "en todo lo posible a Argentina".

En lo que respecta a la economía, Fernández manifestó que su país precisa "poner en valor" su comercio en materia automotriz, cárnica, y su desarrollo industrial. También mencionó la producción de porotos negros, debido a que México es "un gran demandante" de ese alimento.
La deuda con el FMI

Consultado por la prensa, Fernández se refirió a la deuda que contrajo el Gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la cual, señaló es "muy difícil de explicar".

"Fue impactante la velocidad y las características del endeudamiento, que es muy grande y hay que cumplirlo en muy poco tiempo", dijo el dirigente peronista.

"Lamentablemente [la deuda] fue contraída por un Gobierno democrático y tendremos que recriminárselo a los que lo hicieron a lo largo de la historia", analizó.

Según Fernández, el dinero del FMI "entraba en concepto de deuda y salía en concepto de fuga". Y no ha sido utilizado para resolver los problemas sociales y alimenticios. "El día que Macri se vaya el 40 % de los argentinos estarán bajo la línea de pobreza", sostuvo.

Sin embargo, reiteró que él y su nuevo Gobierno quieren "cumplir con los compromisos de la deuda, pero no a costa de mayor deterioro social".

La cumbre tuvo lugar en el Palacio Nacional, en el Distrito Federal de México. Allí, el dirigente de la alianza peronista Frente de Todos mantuvo un diálogo de 80 minutos con AMLO, bajo una agenda centrada en el fortalecimiento de las relaciones comerciales.
La reunión, según López Obrador

"Vamos a mejorar nuestras relaciones económicas y comerciales. Hay muchas cosas que podemos llevar a cabo para fortalecer nuestro comercio", dijo en la mañana de este lunes López Obrador, durante una rueda de prensa ofrecida poco después de la reunión.

El jefe de Estado mexicano señaló que habrá ayuda mutua entre ambas naciones, y agregó que México se volcará a "la adquisición de bienes que se producen en Argentina, para que el pueblo de ese país, con su nuevo Gobierno, pueda enfrentar la crisis económica con crecimiento y bienestar".


El destino elegido por Alberto Fernández no es casual: el futuro presidente de Argentina será una pieza clave en el rearmado de un nuevo eje de la centroizquierda latinoamericana, unificado en el incipiente Grupo de Puebla, un foro de dirigentes progresistas de la región, en el que se incluye también al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

De hecho, Fernández será el primer orador de la segunda cumbre del Grupo, que se realizará entre el 8 y el 10 de noviembre en Buenos Aires, con la presencia de la exmandataria brasileña Dilma Rousseff.


La decisión de abrir la agenda internacional vía México, y no Brasil, como suelen elegir los presidentes argentinos dada la importancia de esa relación bilateral, tiene que ver también con la resistencia que ha expresado el presidente Jair Bolsonaro a un nuevo gobierno peronista en la Casa Rosada. Por caso, el mandatario ultraderechista, siempre cercano a Mauricio Macri, se ha negado a felicitar a Fernández tras la victoria.


RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios