jueves, 7 de noviembre de 2019

El hijo de Bolsonaro apoya una moción de repudio a Alberto Fernández en el Congreso de Brasil

El hijo de Bolsonaro apoya una moción de repudio a Alberto Fernández en el Congreso de Brasil
Diputado Federal Eduardo Bolsonaro en la Cámara. Agosto de 2019.Adriano Machado / Reuters

Argumentan que las declaraciones del presidente electo de Argentina al pedir la liberación de Da Silva resultan una intromisión en el Poder Judicial. 

La Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento brasileño, presidida por el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario Jair Bolsonaro, aprobó el miércoles una moción de censura contra el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández. El argumento es que Fernández se inmiscuye en el Poder Judicial de un país ajeno al pedir reiteradamente la libertad del expresidente Lula da Silva.

El documento de repudio de la Comisión de Diputados dice que el mandatario electo de Argentina no demostró ningún "respeto por las decisiones de las instituciones judiciales del Estado brasileño". Además, que faltó al decoro internacional al ejercer "activismo político en cuestiones internas de Brasil".

El hijo de Bolsonaro celebró la decisión de la comisión: "Fue aprobado el requerimiento de moción de repudio al presidente electo de Argentina", tuiteó. Ahora, la propuesta sigue su rumbo y deberá ser tratada próximamente en el plenario de la Cámara.


La medida fue propuesta por el diputado Luiz Philippe de Orleans, del Partido Social Liberal (PSL). El hombre es conocido por ser parte de la antigua familia real brasileña.


Ni bien Fernández ganó las elecciones, escribió en twitter: "El nuevo presidente argentino Fernández no comienza bien (...) calificar a los corruptos como prisioneros políticos es una bofetada al sistema judicial brasileño y a millones de brasileños".

El apoyo de Fernández a Lula


Desde que Fernández se posicionó como candidato a presidente por el Frente de Todos, buscó dejar en claro que el pedido de liberación de Lula da Silva sería un punto clave durante su campaña y en su eventual gestión.

A partir de entonces, lo expresó toda vez que hubo oportunidad. En septiembre, cuando estuvo en Madrid, dijo: "Lo que está pasando con Lula y Correa es imperdonable. Lo que está pasando Cristina Fernández de Kirchner ha sido una persecución sistemática que construyó teorías políticas para favorecer su procesamiento".

Todas sus declaraciones apuntan a la teoría de que existe —a nivel regional— un 'law fare' o 'guerra judicial' contra lo que fueron gobiernos populares en la década pasada.


Incluso el mismo día de la elección nacional, Fernández felicitó por su cumpleaños a Lula y reiteró que —según él— está "injustamente preso hace un año y medio". Y sin ir más lejos, ayer mismo volvió a pedir la liberación durante una ponencia en México.
Tensiones previas

Aunque las elecciones argentinas fueron hace poco más de una semana, la ofensiva del Gobierno brasilero contra el presidente electo en Argentina ya tiene varios capítulos.

Ya durante la campaña, Bolsonaro calificaba a Fernández de "bandido de izquierda". Luego, cuando triunfó en las elecciones, se negó a felicitarlo y aseguró que no irá a la toma de posesión el próximo 10 de diciembre.

En su reciente viaje por Oriente Próximo, el mandatario brasileño dijo que los argentinos se habían equivocado al momento de votar. "Lo siento. No tengo una bola de cristal, pero creo que Argentina eligió mal", dijo a los periodistas. Después agregó que quisiera dialogar pero que —por el momento— le preocupa "el gesto que hizo de 'Lula Libre'".

Después tocó el turno del ataque de Eduardo al hijo de Alberto Fernández, Estanislao. El diputado retuiteó una publicación que incluía una foto de cada uno de ellos: el hijo del presidente brasilero con un arma y el del argentino, haciendo 'cosplay' (la disciplina artística de interpretar a un personaje de ficción disfrazándose).

El joven aludido sólo respondió: "Hermanos brasileños: estamos juntos en esta lucha, los amo". Mientras el descendiente de Bolsonaro ha hecho repetidas declaraciones homofóbicas y racistas, el de Fernández milita por los derechos de la diversidad.

Este miércoles el mandatario del gigante de Sudamérica publicó en redes sociales que tres multinacionales (MWM, L'Oreal y Honda) habían decidido abandonar Argentina por los resultados electorales. Sin embargo, las compañías salieron a desmentirlo y tuvo que borrar el tuit.

Hace una semana, el canciller argentino, Jorge Faurie, envió una carta personal al Gobierno brasileño cuestionando la actitud respecto del presidente electo. El hombre dice querer colaborar en un cambio de mando ordenado. "Creo que (...) en este momento de transición, la contribución más grande que puede hacer el Gobierno es dejar a su sucesor en el mejor pie posible y con su mejor capacidad de diálogo", dijo Faurie en conferencia en Casa Rosada.

Respecto de la toma de posesión del presidente argentino el próximo 10 de diciembre, Bolsonaro primero dijo que él no iría y enviaría al vicepresidente Hamilton Mourao. Ayer, aseguró que ni siquiera eso: no viajaría Mourao y sí "un ministro". Sin embargo, todo puede cambiar en el transcurso del mes que queda por delante.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios