sábado, 30 de noviembre de 2019

Oficiales belgas boicotean una delegación para comerciar con Israel

Oficiales belgas boicotean una delegación para comerciar con Israel
Un manifestante belga muestra un cartel que pide boicot contra el régimen “racista” de Israel. (Foto: Reuters)

Unos representantes del Gobierno de Bélgica han boicoteado una delegación comercial que tenía planeado hacer negocios con el régimen de Israel.

Según ha informado la radiotelevisión francófona belga RTBF, dos funcionarios del gobierno regional de Bélgica se retiraron el pasado jueves de una misión que tenía previsto viajar a los territorios ocupados palestinos, con el fin de aumentar las relaciones económicas con Israel.

“No habrá representación política en esta misión. Bruselas no enviará representantes”, según comunicó el secretario de comercio exterior del gobierno de la región de Bruselas, Pascal Smet, citado por la emisora RTBF, argumentando las violaciones del Derecho Internacional por el régimen de Tel Aviv.

La misión conjunta de la región de Bruselas y Valonia está programada llevarse a cabo del 8 al 11 del próximo mes de diciembre e incluirá empresarios y representantes de empresas comerciales de toda Bélgica.

Por su parte, Elio Di Rupo, ex primer ministro del reino de Bélgica y actual primer ministro del estado belga de Valonia, quien también se retiró de la citada delegación, consideró la medida como una reacción a la falta de progreso en el proceso de paz entre los palestinos e israelíes.

No habrá representación política en esta misión. Bruselas no enviará representantes”, comentó el secretario de comercio exterior del gobierno de la región de Bruselas, Pascal Smet, sobre una delegación comercial que planea viajar a los territorios ocupados palestinos para negociar con Israel.

“La falta de progreso en el proceso de paz, la falta de progreso en el terreno y la violación por parte de Israel de los principales elementos de la Convención de Ginebra nos están llevando a detener la cooperación oficial”, explicó Di Rupo

Esta retirada, no obstante, se considera una gran victoria para los defensores de la campaña mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que tiene objetivo aumentar la presión económica y política sobre el régimen israelí para poner fin la violencia ejercida durante más de medio siglo contra millones de palestinos.

La iniciativa de BDS, que sigue ganando cada vez más adeptos a nivel internacional, busca, además, hacer frente al desalojo forzoso de los palestinos de sus hogares y al robo de tierras palestinas mediante la construcción de asentamientos ilegales en las ocupadas Cisjordania y Al-Quds (Jerusalén).

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios