miércoles, 18 de diciembre de 2019

China: Oenegés de EEUU alientan disturbios violentos en Hong Kong

China: Oenegés de EEUU alientan disturbios violentos en Hong Kong
Manifestantes hongkoneses portan banderas de EE.UU. mientras realizan protestas antigubernamentales en Hong Kong, 28 de noviembre de 2019.

China denuncia que varias oenegés de EE.UU. han estado instigando para que las protestas violentas no decayeran en Hong Kong; una práctica habitual de estos entes.

Según reveló el martes el diario chino Global Times hay evidencias de nuevos contactos entre activistas de las protestas en Hong Kong e integrantes de organizaciones no gubernamentales de EE.UU., con el supuesto propósito de alentar la continuidad de la violencia.

Este rotativo sostiene que el pasado día 10 de diciembre en un restaurante de Hong Kong se reunieron Adam Nelson, directivo del Instituto Nacional Demócrata (NDI, por sus siglas en inglés) y Martin Lee Chu-ming, empleado de Amnistía Internacional (AI), con políticos, exlegisladores y otros personajes de la oposición local.

El objetivo de la cita, según el medio chino, fue coordinar cómo la entidad estadounidense podría seguir manteniendo el apoyo a las actividades extremistas y violentas en esta excolonia británica, luego de ser sancionada por el Gobierno de China el pasado día 2.

La NDI recibe sus fondos de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), siendo esta última, una oenegé con alta implicación en el financiamiento de campañas desestabilizadoras y entrenamiento de activistas para socavar la estabilidad de varias naciones del mundo, apuntó el informe.

Al respecto, Global Times recordó que entre 1990 y 2018 la NED destinó 1,3 millones de dólares a grupos opositores de Hong Kong y de esa cantidad se usaron 450 mil dólares a alentar actos de sabotaje en el periodo 2015-2018.

Ante tal currículum de instigaciones de estas oenegés para alentar sucesos violentos, criminales y separatistas en el contexto de los seis meses de manifestaciones y disturbios registrados en Hong Kong, Pekín les ha incluido en su lista de sanciones a fin de contrarrestar su influencia destructiva en la actual agitación social que recorre la llamada Perla del Oriente Próximo.

Esta práctica denunciada no es exclusiva de estas dos organizaciones sin fines de lucro estadounidenses, sino que otras como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y el Instituto Republicano Internacional (IRI, por sus siglas en inglés) también se prestan a ser meros mecanismos del poder blando de los sucesivos Gobiernos de EE.UU. en las diferentes regiones del mundo.

Estados Unidos valiéndose de estas oenegés trata sutilmente de debilitar a los gobiernos progresistas de América Latina, Oriente Medio y Europa, entre otras regiones, que no se doblegan a sus dictados imperiales para impulsar sus intereses políticos, económicos y sociales.

No son pocas las intentonas de Washington de intervenir en la voluntad de los pueblos soberanos e independientes latinoamericanos por medio de estas ya mencionadas oenegés que se crearon para llevar a cabo exactamente lo que hacía la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) durante decenios.

Washington en busca de desestabilizar gobiernos democráticos de los países de América Latina gasta millones de dólares anualmente para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos contrarios a estos Ejecutivos como los de Venezuela, y hasta hace poco de Bolivia, cuyo legítimo Gobierno, presidido por Evo Morales, fue objeto de un golpe de Estado encubierto a mediados de noviembre.

En Oriente Medio, los estadounidenses haciendo uso de estas oenegés esparcidas por toda la región procuran establecer un mecanismo por el cual Estados Unidos interfiera en los asuntos políticos internos de estas naciones libres y soberanas.

En este contexto, la NED, financiada por el Congreso de EE.UU., desde 2002 a 2006 concedió unos 200 mil dólares al Consejo Nacional Iraní-Americano (NIAC, por sus siglas en inglés) para fortalecer las "organizaciones cívicas" en Irán, preparándolas para intervenir en las manifestaciones cambiando su rumbo pacífico en disturbios violentos.

Con el pasar del tiempo, esta praxis se ha intensificado no solo en Irán, sino también en otros países como Irak o El Líbano, donde ha habido un sinfín de protestas antigubernamentales.

Los planes de EE.UU. para subvertir el orden democrático en otras naciones también llegan a Rusia, cuyo Gobierno denunció a principios de julio los métodos subversivos que ponía en práctica la USAID para fomentar la rusofobia en el mundo, sobre todo en los países vecinos.

En esta tesitura, Moscú deploró que esta oenegé estadounidense intenta crear un peligro imaginario de la “intromisión rusa” en otras naciones para impulsar un “deseo de subordinar a estos países a la influencia de EE.UU., con la que Washington busca beneficios tanto geopolíticos como económicos”, dejando claro que la USAID, expulsada del territorio ruso desde hace 7 años, no pretende en absoluto crear un ambiente de cooperación en el escenario mundial, sino que sirve de instrumento de la lucha ideológica y de propaganda imperial de Washington.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios