viernes, 20 de diciembre de 2019

Gobierno de Alberto Fernández presenta el "Plan Integral Argentina contra el Hambre"

Gobierno de Alberto Fernández presenta el "Plan Integral Argentina contra el Hambre"

El ministro de Desarrollo Social argentino, Daniel Arroyo, presentó este viernes el 'Plan Integral Argentina Contra el Hambre', un programa social destinado a atender las necesidades alimenticias de la población más vulnerable, en el marco de la crisis social.

Para llevarlo a cabo, se anunció la conformación de un Consejo especial de carácter federal, integrado por productores de alimentos, asociaciones de supermercados, trabajadores de la tierra, dirigentes sociales y referentes políticos, según explicaron las autoridades desde el salón Eva Perón de la casa de Gobierno.

En principio, las acciones para atender a los sectores humildes se implementarían en escuelas, clubes de barrio, parroquias y otros centros territoriales. Además, hay chances de que los colegios permanezcan abiertos fuera de sus horarios habituales para garantizar la alimentación de los chicos, aunque todavía debería debatirse.

Asimismo, se adelantó que el sector científico será determinante para llevar adelante este nuevo sistema, estudiando las correctas formas de alimentación.


Daniel Arroyo jura como ministro de Desarrollo Social junto al flamante presidente, Alberto Fernández, en la Casa Rosada (Argentina), el 10 de diciembre del 2019.Julieta Ferrario / www.globallookpress.com
"Todo el tiempo aumentan los alimentos, y en los últimos meses creció un 20 % la cantidad de personas que van a comedores populares", repasó Arroyo. En ese tono, subrayó que "mes a mes baja el consumo de leche", y alertó que "el 14 % de los chicos sufren inseguridad alimentaria severa". También aclaró que este grupo de trabajo no se ocupará de lanzar medidas sobre el valor de los productos, ya que hay otras áreas del Ejecutivo destinadas a ese fin.

Sobre los mecanismos administrativos para implementar las tareas, el funcionario detalló que "va a haber un observatorio por encima del Consejo, que va a actuar en tiempo real".

"Que no haya desnutridos en un plazo considerable"


El escritor Martín Caparrós, invitado por el mandatario a ser parte del equipo, expresó en la conferencia de prensa que la meta es "que no haya desnutridos en un plazo considerable". A su vez, los representantes del grupo anunciaron que la mala alimentación será otro punto importante del plan, sobre todo en los menores de edad, para priorizar la ingesta de leche, carnes y verduras, con gran participación de nutricionistas.

Por su parte, Victoria Tolosa Paz, a cargo del Consejo Federal de Políticas Sociales, expresó: "No estamos de acuerdo con vivir en la inmoralidad de saber que hay argentinos que no comen". Además, acotó que todavía no hay precisiones sobre el presupuesto que se va a destinar a estas políticas sociales.

Al respecto, el mandatario, Alberto Fernández, ya había prometido que destinarán los fondos reservados de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para combatir el hambre, luego de que esa oficina haya protagonizado escándalos judiciales y mediáticos.
Un país con crisis alimentaria

"Más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria. En un país donde somos productores de alimentos, uno de cada dos niños y niñas es pobre. Sin pan, la vida se padece. Sin pan, no hay democracia ni libertad", sostuvo el presidente en su discurso de asunción, el pasado 10 de diciembre. Atender esa grave problemática, será una de las prioridades del nuevo Gobierno, según afirmó.

La últimas cifras, tanto oficiales como no oficiales, obligan a poner el foco en ese tema: en el primer semestre de 2019, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la pobreza en Argentina alcanzaba al 35,4 % de las personas, mientras que 7,7 % se consideró en la indigencia.

Los niños comen en un comedor de beneficencia en las afueras de Buenos Aires, Argentina, el martes 17 de septiembre de 2019.Natacha Pisarenko / AP
Pero estos datos, ya de por sí preocupantes, van en aumento. Según el informe del Observatorio de la Deuda Social, elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA), la pobreza, al cierre del tercer trimestre de este año, alcanzó el 40,8 % de la población, mientras que la indigencia afectó al 8,9 %.
Tarjetas para la alimentación

Por lo pronto, el equipo de Fernández ya activó el Plan Integral Argentina Contra el Hambre antes de su presentación, a cargo de la cartera de Desarrollo Social.

Una de las medidas centrales del programa consiste en la entrega de tarjetas de débito, emitidas por el Banco Nación —la banca estatal—, que solo servirán para la compra de alimentos en supermercados, por un monto de entre 4.000 y 6.000 pesos por mes (entre 67 y 100 dólares).


Clientes eligen productos en un supermercado en Buenos Aires, Argentina, el 14 de agosto de 2019.Martin Zabala / www.globallookpress.com
Las mismas serán entregadas a mujeres con hijos menores de seis años, embarazadas en situación de vulnerabilidad y personas con discapacidad, que sean beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), una ayuda que otorga el Estado a padres y madres con hasta 5 menores de 18 años.

En una primera etapa, las mencionadas tarjetas serán repartidas en las ciudades más afectadas por la crisis. El miércoles pasado se otorgaron unas 7.000 en Concordia, en la provincia de Entre Ríos, zona noreste del país, que tiene el nivel más alto de pobreza relativa en todo el territorio. "Esto mueve toda la economía local, de abajo hacia arriba", argumentó Arroyo desde la Casa Rosada.

A su vez, en la reciente rueda de prensa aclaró que se espera incorporar a todo el país en esta medida, "cubriendo a dos millones de chicos, con casi 1,4 millones de tarjetas". Arroyo también comentó que en enero se publicará el cronograma nacional, y la primera meta es tener en marzo "el 80 % del país cubierto".

Situación crítica


"Nosotros pensamos arrancar en febrero con la tarjeta de alimentos. Aceleramos todos los procesos porque realmente hay una emergencia y empezamos por las situaciones más críticas", explicó el ministro Arroyo durante una entrevista con el canal TN.

La razón por la cual este plan apunta a chicos menores de seis años es porque, recién una vez alcanzada esa edad, los niños pueden asistir a comedores escolares, no antes.

"Arrancamos donde está el problema central en Argentina, porque baja mes tras mes el consumo de leche y porque en los controles que hacemos de peso y talla en los comedores nos está dando una generación de chicos petisos y obesos", dijo el funcionario. Y prometió que en marzo el programa se extenderá llegando a otros sectores y edades.

 RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios