jueves, 30 de enero de 2020

EEUU identifica a dos altos mandos en avión derribado por Talibán

EEUU identifica a dos altos mandos en avión derribado por Talibán
Avión militar de EE.UU., estrellado en la provincia de Ghazni, en el este de Afganistán, 27 de enero de 2020. (Foto: AFP)

Tras días de silencio, el Pentágono anunció haber identificado a dos militares, entre los fallecidos por el derribo de un avión de EE.UU. en Afganistán.

El lunes, medios afganos informaron de la caída de un avión militar en la provincia de Ghazni, una región controlada por los talibanes en el este de Afganistán, y aseguraron que todas las personas que iban a bordo habían perdido la vida.

Poco después, el grupo armado Talibán asumió la autoría del derribo del avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF, por sus siglas en inglés); sin embargo, el Gobierno estadounidense no dio detalles sobre la presencia de militares de alto rango entre los fallecidos, tampoco negó que su avión militar hubiera sido víctima de fuego enemigo.

Finalmente, ayer miércoles, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) anunció que se identificaron dos cuerpos, pertenecientes al teniente coronel Paul K. Voss, asignado al Cuartel General del Mando Aéreo de Combate, y al capitán Ryan S. Phaneuf, del escuadrón de bombardeo número 37 de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

“La Fuerza Aérea perdió a estos dos valientes aviadores mientras apoyaban la operación ‘Centinela de la Libertad’. Su servicio y dedicación a nuestra nación siempre serán recordados”, expresó al respecto Barbara Barrett, secretaria de las Fuerzas Aéreas de EE.UU.

‘Centinela de la Libertad’ es un operativo conjunto del Ejército de Afganistán y el contingente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra los talibanes en el país asiático.


Según informes, el avión caído, modelo Bombardier E-11A, fue desplegado en Afganistán y proporcionaba capacidades de comunicación en ubicaciones remotas, ayudando a las tropas terrestres a establecer contacto con aviones estadounidenses.

La intervención militar en Afganistán, en 2001, de la OTAN, encabezada por EE.UU., tenía supuestamente como objetivo derrocar al grupo Talibán, “luchar” contra los extremistas e intensificar la lucha antidrogas, pero no ha hecho sino agravar la situación en el país asiático, que, transcurridas unas dos décadas de esta injerencia, es más inseguro que nunca.

En la actualidad, los talibanes controlan más territorio que nunca y se vislumbra un nuevo actor en el escenario: el grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios