lunes, 13 de enero de 2020

Militar danés revela severos daños del ataque iraní a base de EEUU

Destrozos causados por el impacto de misiles iraníes en la base Ain Al-Asad en Al-Anbar, Irak, ocupada por las tropas de EE.UU.

Un militar danés revela nuevos detalles del ataque de Irán contra la base estadounidense Ain Al-Asad en Irak, e informa de graves daños en el recinto.

El canal 2 de la televisión de Dinamarca ha realizado una entrevista a un militar danés que estuvo presente en la base aérea estadounidense Ain Al-Asad en Irak, donde el miércoles pasado fue blanco de un ataque relámpago del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

El ataque fue llevado a cabo en represalia por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani, en una agresión aérea efectuada el 3 de enero por EE.UU. en Bagdad, capital iraquí.

El oficial danés ha revelado los graves daños sufridos por la base por el ataque iraní, pese a que los estadounidenses se niegan a informar del verdadero volumen de los daños.

“Esto es por las condiciones políticas y no sé qué piensan. A lo mejor no quieren que su pueblo se preocupe y por eso impiden la entrada de los periodistas en la base”, ha dicho.

El sargento danés explica que las tropas desplegadas en el aeródromo empezaron a refugiarse en los búnkeres, cuando la base fue alcanzada por el primer misil.

“No sabíamos cuánto cerca estaba el próximo ataque o cuándo podría llegar (...) Solo pudimos sentarnos y esperar. No pudimos usar nada para lo que habíamos sido entrenados. Solo esperamos”, ha descrito.

Según da a saber, las alarmas no sonaron antes de que llegara el primer misil, pues los “misiles estaban equipados con dispositivos furtivos de elevada precisión”. Después del primer impacto, “continuaron ataques consecutivos y unos 13 misiles fueron lanzados”, agrega.

“Los misiles eran altamente precisos y alcanzaron sus blancos previstos con gran precisión, sin que ni uno de ellos cayera o que se desviara de su meta”, ha dicho.

El oficial, por otra parte, ha dicho que los iraníes, pese a saber la ubicación de los búnkeres, por los mapas detallados que tenían de la base aérea, no los atacaron.

A este respecto, calificó la ofensiva de represalia iraní de un “mensaje a todo el mundo de que, en contraste con la idea que EE.UU. trata de afianzar, somos musulmanes y no asesinos y si lo fueramos, enterraríamos a miles de soldados y oficiales”.

Además de ofrecer detalles de los daños provocados en la base, el danés ha dicho que cuando salió del refugio, vio más de siete puntos importantes de la base, así como varios vehículos y edificios en llamas.

Del mismo modo, ha dejado en claro que quedaron destruidos los sistemas de control de radares con todo su equipo, el cuartel de inteligencia militar de Estados Unidos, almacenes de armas, la pista de los cazas, plataformas de vigilancia aérea y bases de misiles tierra-aire.

En los últimos dos días, la cadena estadounidense CNN ha publicado imágenes de Ain Al-Asad que demuestran los severos daños que infligieron los misiles iraníes a la base.

El medio asimismo ha entrevistado a varios militares estadounidenses dentro de la base, quienes tacharon el ataque de Irán de aterrador.

A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta los sistemas antiaéreos en sus bases en Irak, la defensa antimisiles norteamericana no logró interceptar ni un misil iraní. En dicha operación murieron decenas de militares estadounidenses.

Las fotos y grabaciones publicadas desde el interior de la base Ain Al-Asad, ponen en duda las afirmaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien dijo que el ataque iraní no causó ninguna víctima entre el personal estadounidense presente en dicho lugar y que los daños materiales a las instalaciones “eran mínimos”.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios