jueves, 14 de mayo de 2020

China rechaza acusación sobre robo de datos de vacunas COVID-19

China rechaza acusación sobre robo de datos de vacunas COVID-19
El edificio de la embajada de China en Washington, la capital de Estados Unidos.

China refuta la acusación del FBI de que utiliza hackers para piratear investigaciones estadounidenses sobre vacunas contra la COVID-19.

El FBI y la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Seguridad Cibernética de EE.UU. (CISA, por sus siglas en inglés) emitieron una alerta dirigida a las organizaciones estadounidenses que llevan a cabo investigaciones relacionadas con la COVID-19 a las que pone sobre aviso del supuesto intento de hackers respaldados por China para piratear y robar sus datos, informó el miércoles el diario norteamericano The New York Times.

En reacción a esa advertencia, la embajada de China en Washington, en un comunicado, ha subrayado que “el FBI (Buró Federal de Investigaciones) emitió una advertencia basada en la presunción de culpa y sin ninguna evidencia que pruebe tales alegaciones”.

La legación china, además de tachar de “mentiras” las acusaciones de EE.UU., acusa a Washington de “socavar la cooperación internacional contra la pandemia” global del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19.

Asimismo, rechaza las observaciones que ambos entes de inteligencia estadounidenses han hecho llegar a los organismos locales para advertirles de que se han percatado de que algunos “actores [cibernéticos] intentan identificar y obtener ilícitamente datos valiosos de propiedad intelectual y de la salud pública relacionados con vacunas, tratamientos y pruebas de redes, así como personal afiliado a las investigaciones relacionadas con la COVID-19”.

Estas alegaciones se suman a las ya formuladas en su día por el presidente de EE.UU., Donald Trump, en las que acusa a China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de retrasar la divulgación de información sobre la aparición del brote de la COVID-19 a fines de diciembre en la ciudad china de Wuhan.

El inquilino de la Casa Blanca sostiene que este retraso provocó que las demás naciones no pudieran reaccionar al tiempo para evitar la propagación de la plaga mortal entre sus poblaciones. Por ello y como una medida de castigo, Trump decidió suspender las asignaciones económicas de EE.UU. a la OMS.

Desde el surgimiento del nuevo coronavirus, al que Trump llegó a referirse como “virus chino”, la Casa Blanca insiste en acusar a China de crear en laboratorio la cepa del nuevo coronavirus; sin embargo, la propia Inteligencia estadounidense contradice la versión del mandatario republicano.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios