domingo, 16 de agosto de 2020

Una misión de la NASA desvela el origen de las auroras boreales

Una misión de la NASA desvela el origen de las auroras boreales
Aurora boreal reflejada en la parte sur de Noruega, 28 de febrero de 2019. (Foto: AFP)

Los datos de una misión de la NASA muestran cómo las inmensas partículas de plasma en el espacio pueden extenderse hacia la Tierra y crear la estela brillante.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) ha informado esta semana que las “perlas de auroras”, a menudo aparecen antes de las grandes auroras, que son causadas por tormentas eléctricas en el espacio, llamadas “subtormentas”.

Según la NASA, los científicos no estaban seguros anteriormente de que si las “perlas” estaban conectadas de alguna manera a otras manifestaciones de auroras como un fenómeno en el espacio que precede a las subtormentas, o si eran causadas por otros elementos de la atmósfera de la Tierra.

No obstante, los nuevos y poderosos modelos de computadoras, combinados con las observaciones de la misión, dejaron al descubierto que las auroras son causadas por turbulencias en el plasma, un cuarto estado de la materia, compuesto por partículas cargadas gaseosas y altamente conductoras.

“Ahora sabemos con certeza que la formación de estas auroras es parte de un proceso que precede al desencadenamiento de una subtormenta en el espacio”, dijo Vassilis Angelopoulos, investigador principal de la misión en la Universidad de California, en Los Ángeles.

Las observaciones de la misión han revelado turbulencias en el espacio que provocan flujos que se ven iluminando el cielo como perlas individuales en el brillante collar auroral. Estas turbulencias en el espacio son provocadas inicialmente por electrones más ligeros y ágiles, que se mueven con el peso de partículas 2000 veces más pesadas y que teóricamente pueden convertirse en subtormentas aurorales a gran escala.

Las auroras se crean cuando las partículas cargadas del Sol quedan atrapadas en el entorno magnético de la Tierra, la magnetosfera, y se canalizan hacia la atmósfera superior de nuestro planeta, donde las colisiones hacen que brillen los átomos y moléculas de hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

A medida que las nubes de plasma expulsadas por el Sol pasan por la Tierra, su interacción con el campo magnético crea burbujas flotantes de plasma. Como una lámpara de lava, los desequilibrios en la flotabilidad entre las burbujas y el plasma más pesado en la magnetosfera generan "dedos" de plasma de 4000 kilómetros de ancho que se extienden hacia la superficie terrestre y crean la estructura distintiva en forma de cuentas en la aurora.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios