jueves, 19 de noviembre de 2020

Acusan a los gerentes de una planta de carne de apostar dinero sobre cuántos trabajadores enfermarían de covid-19

Brenna Norman / Reuters

Los supervisores mantuvieron las instalaciones abiertas sin proporcionar las protecciones necesarias a sus empleados. Solo después de que más de 1.000 trabajadores dieron positivo por el coronavirus y al menos otros seis murieron a causa del covid-19, la compañía tuvo que cerrar temporalmente la planta.

A finales de abril, Isidro Fernández, un trabajador de una planta de procesamiento de carne de cerdo de la corporación Tyson Foods en Waterloo (estado de Iowa, EE.UU.), murió por complicaciones del covid-19, así como al menos otros cinco empleados de la instalación. No obstante, los supervisores mantuvieron las instalaciones abiertas sin proporcionar las protecciones necesarias a sus empleados. Solo después de que más de 1.000 trabajadores dieron positivo por el coronavirus, la compañía tuvo que cerrar temporalmente la planta.

Ahora, una demanda por homicidio culposo, presentada por Óscar, hijo de Fernández, alega que "a pesar de un brote incontrolado de covid-19, Tyson requirió que sus empleados trabajaran muchas horas en condiciones de hacinamiento", además " Tyson no proporcionó el equipo de protección personal adecuado y no implementó suficiente distanciamiento social o medidas de seguridad para proteger a los trabajadores del brote".

La demanda fue presentada en agosto y el 11 de noviembre se presentó una queja con nuevas acusaciones, según las cuales los gerentes de la empresa apostaron sobre cuántos trabajadores contraerían el virus. Uno de los gerentes de la planta supuestamente "organizó un grupo de apuestas en efectivo, 'el ganador se lo lleva todo', para que los supervisores y gerentes apuesten sobre cuántos empleados darían positivo por el covid-19", según la demanda.

El portavoz de Tyson Foods, Gary Mickelson, se negó a comentar a The Washington Post sobre estas acusaciones, pero apuntó a las nuevas medidas de precaución que se tomaron en las instalaciones después del brote en abril. "Nos entristece la pérdida de cualquier miembro del equipo de Tyson y simpatizamos con sus familias. Nuestra principal prioridad es la salud y la seguridad de nuestros trabajadores", afirmó.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios