sábado, 28 de noviembre de 2020

Incineran en secreto el cuerpo del 'destripador de Yorkshire', uno de los asesinos en serie más sanguinarios del Reino Unido

El asesino serial Peter William Sutcliffe, custodiado por policías el 5 de enero de 1981.Pyne / AP

El hijo de una de las 13 mujeres asesinadas por Peter Sutcliffe, dijo estar contento de que haya fallecido y espera "que arda en el infierno".

Uno de los asesinos en serie más sanguinarios de la historia del Reino Unido, Peter Sutcliffe, también conocido como el 'destripador de Yorshire', fue cremado en una ceremonia secreta dos semanas después de su muerte por coronavirus, a los 74 años, informan medios británicos.

Sutcliffe, que padecía una serie de problemas de salud, falleció el pasado 13 de noviembre en un hospital tras haber rechazado recibir tratamiento para el covid-19.

Se cree que el funeral del asesino, al que no pudieron asistir varios de sus allegados, fue organizado y financiado por su exesposa Sonia Woodward, de 70 años.

En un inicio estaba programada una transmisión por Zoom de la ceremonia, pero fue cancelada a último momento para no llamar la atención pública. "Su familia cree que fue obra de Sonia, y ella no quería que apareciera en Zoom o que la gente fuera, para que pudiera permanecer en secreto", comentó una fuente cercana al asesino.

Sutcliffe sembró el pánico en el norte de Inglaterra en los años 1970. En 1981 fue condenado a cadena perpetua por asesinar a 13 mujeres e intentar matar a otras siete en el período entre 1975 y 1980. Su apodo le fue dado por su siniestro 'modus operandi', que incluía la extracción de órganos y mutilaciones abdominales y genitales.

El hijo una de las víctimas del asesino serial, Neil Jackson, aseguró estar contento de que Sutcliffe se haya ido. "Espero que arda en el infierno y estoy seguro de que lo hará. Pero debería haber estado colgando de una cuerda hace cuarenta y tantos años cuando lo atraparon", señaló. También lamentó que cierta gente haya querido asistir al funeral y enviara flores.

Debido a la incompetencia policial, Sutcliffe logró evadir el arresto varias veces, lo que le permitió continuar con sus crímenes a sangre fría contra mujeres jóvenes, varias de las cuales eran prostitutas. Según el medio, la persecución del 'destripador' fue una de las más difíciles en la historia de la Policía británica e implicó a los agentes alrededor de 2,5 millones de horas de investigación.

Finalmente, en enero de 1981, el asesino fue detenido en su vehículo cuando estaba a punto de cobrarse otra vida. Su captura se produjo por casualidad y más tarde acabó confesando sus crímenes.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios