jueves, 7 de enero de 2021

América Latina reacciona al “autogolpe” en EEUU tras asalto a Congreso

Una explosión causada por una munición policial durante los choques frente al Capitolio de EE.UU., Washington D.C., 6 de enero de 2021. (Foto: Reuters)


Los hechos violentos ocurridos en el Capitolio de Estados Unidos han desatado reacciones a nivel internacional, América Latina, incluida.

Miles de simpatizantes del presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, irrumpieron el miércoles en el Capitolio de EE.UU. y provocaron caóticas escenas, que dejaron al menos un muerto.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, lamentó dichos actos de violencia mediante un mensaje en Twitter, en el que destacó también que EE.UU. “padece lo mismo que ha generado en otros países con sus políticas de agresión”.

De hecho, Venezuela denuncia ser víctima de las incesantes injerencias de la Administración de Trump, acusando al actual inquilino de la Casa Blanca de buscar generar crisis en el país sudamericano. 




Desde Colombia, el presidente Iván Duque, estrecho aliado de Trump, rechazó la insurrección de los seguidores del mandatario norteamericano y expresó “solidaridad y apoyo a los honorables miembros del Congreso y a todas las instituciones estadounidenses”.

Por su parte, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, reprobó “las acciones destinadas a alterar el proceso democrático en EE.UU.” y condenó la “indebida interferencia con las instituciones constitucionales”.

Además, el expresidente de Bolivia Evo Morales tachó las protestas de un “autogolpe”, al que recurrió Trump “para quedarse en el poder”. 



El mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, enfatizó la necesidad de que se respete “el Estado de derecho tradicional de EE.UU., la institucionalidad y las garantías al debido proceso”.

Por otro lado, el presidente argentino, Alberto Fernández, publicó un mensaje en Twitter, en el que condenó el “atropello al Congreso” y enfatizó la necesidad de una transición pacífica en EE.UU. para que la voluntad popular fuera respetada.

Asimismo, la Organización de Estados Americanos (OEA) repudió, mediante un comunicado, los referidos incidentes, señalando que el “ejercicio de la fuerza y el vandalismo contra las instituciones constituye un grave ataque contra el funcionamiento democrático”.

La Unión Europea (UE), por su parte, enfatizó que “los resultados de las elecciones del 3 de noviembre [en EE.UU.] deben ser plenamente respetados”.


Trump es acusado de incitar los citados disturbios como medida de presión para evitar la confirmación de la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Es más, el caos interrumpió una sesión conjunta del Congreso en la que los legisladores y el vicepresidente, Mike Pence, que también funge como presidente del Senado, debían certificar la victoria de Biden después de escuchar las objeciones de los republicanos a los resultados de las elecciones presidenciales.

hispantv

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios