miércoles, 6 de enero de 2021

Dos provincias argentinas aplican el toque de queda por el aumento de contagios de covid-19



Se trata de La Pampa y Chaco, donde se imponen restricciones horarias para circular.

Las autoridades de las provincias argentinas de La Pampa y Chaco anunciaron el inicio del toque de queda en esas jurisdicciones para frenar los aumentos de infecciones de covid-19 en el marco de la pandemia global del coronavirus, cuando crece la preocupación por la posible llegada de la segunda ola de contagios al país sudamericano.

Así, mientras el Gobierno de Alberto Fernández sostiene —por ahora— su política para reactivar los viajes de entretenimiento durante la temporada de verano, estos territorios menos turísticos son los primeros en reanudar medidas restrictivas severas para mejorar el cumplimiento del aislamiento social.
La Pampa

Esta provincia de aproximadamente 354.000 habitantes, ubicada en la zona central de Argentina y caracterizada por sus extensas llanuras, prohibió desde este lunes la circulación de personas entre la 1:00 y las 6:30 de la mañana, con excepción de los trabajadores esenciales.

El Gobierno del peronista Sergio Ziliotto también extendió la prohibición de los encuentros sociales. La normativa dispone que todas las actividades finalizan a la medianoche, aunque los locales gastronómicos tienen una extensión de 30 minutos adicionales.

"La creciente ocupación de camas hospitalarias amerita medidas para garantizar la atención a todos los casos de covid", argumentó el político.



Si la situación se puede controlar por las autoridades, esta disposición finalizaría el 18 de enero.
Chaco

En esta jurisdicción de 1,2 millones de habitantes, una de las más pobres del país, el gobernador peronista Jorge Capitanich prohibió la circulación entre la medianoche y las seis de la mañana, salvo por excepciones, como turnos médicos.

La determinación impuesta para este sector del nordeste argentino rige desde el 6 de enero hasta el 21, aunque se irá analizando cómo evoluciona la situación. 



Así, los espacios públicos, espectáculos y actividades recreativas no deportivas se permiten hasta las 22. Las reuniones de hasta 100 personas, que se habían autorizado mediante un decreto, quedan suspendidas, y ahora solo se permiten encuentros de hasta diez individuos.

Durante los fines de semana se restringe la circulación entre distintas localidades, y los controles diarios en las fronteras provinciales aumentan para sostener un registro.

Al respecto, Capitanich aclaró que "los permisos de turismo continúan vigentes", en sintonía con la política del Ejecutivo nacional. También detalló que el transporte público podrá funcionar "con unidades hasta el 50 % de su capacidad".
Alberto Fernández: "El riesgo de que todo vuelva a paralizarse existe"

En las últimas horas, el presidente argentino brindó una rueda de prensa y le pidió a los jóvenes que "adviertan el riesgo que se está corriendo". Si bien es cierto que la intención de Alberto Fernández y el Gabinete es sostener su plan nacional para reactivar el turismo, tras casi un año de parate, el jefe de Estado advirtió que si el panorama se complica, "el riesgo de que todo vuelva a paralizarse existe".

Entre tanto, el reporte vespertino del lunes indica que a nivel nacional hubo más de 8.000 nuevos contagios y 152 decesos en las 24 horas previas. De esta forma, Argentina acumula 1,6 millones de casos confirmados y 43.634 muertes.

RT

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios