miércoles, 13 de enero de 2021

Imputan a médico argentino por recetar dióxido de cloro

La denuncia está vinculada a la supuesta prescripción de un medicamento no autorizado a un paciente con Covid-19 del Sanatario Otamendi | Foto: Twitter; Clínica Otamendi


Un paciente falleció por la supuesta prescripción de un medicamento no autorizado y que tendría "carácter nocivo".

El médico argentino que recetó el dióxido de cloro a un paciente con Covid-19, el cual luego murió en el Sanatorio Otamendi, quedó imputado en una causa penal que tramita en el fuero federal de Buenos Aires por la denuncia del Ministerio de Salud.

De igual manera, este martes en la noche se encontraron pruebas durante un allanamiento a su consultorio, informaron fuentes judiciales argentinas en una causa iniciada por la denuncia presentada anoche ante la Policía "como un hecho de prevención", y el objetivo del procedimiento realizado fue "preservar la prueba" que fue trasladada al juzgado y ahora "será analizada".

Esta denuncia está vinculada a la supuesta prescripción de un medicamento no autorizado a un paciente del Sanatario Otamendi y que tendría "carácter nocivo" para la salud, un tipo de delito que se investiga en la Justicia federal. 



El tratamiento con dióxido de claro había sido ordenado por un juez porque el equipo médico del Sanatorio Otamendi se negaba a utilizar el químico que no cuenta con la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), de Argentina.

Por ello, el médico está imputado y es investigado aunque todavía no se formuló una calificación concreta del delito que podría atribuírsele, siempre según fuentes judiciales, en un proceso en el cual la policía incautó historias clínicas y recetas de dióxido de cloro, entre otras evidencias encontradas en el consultorio del neurocirujano ubicado en la ciudad de Buenos Aires.



La ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos (metahemoglobinemias, hemólisis, etc.), cardiovasculares y renales.

Hace poco más de una semana la Anmat prohibió una marca de un dióxido de cloro y de un agua alcalina hidrogenada. 

telesurtv

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios