lunes, 25 de enero de 2021

Queman un centro de pruebas de covid-19 en medio de las protestas contra el toque de queda en Países Bajos

Incendio provocado en un centro temporal de pruebas de covid-19 en Urk, Países Bajos, el 23 de enero de 2021.Pro News / AP

El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, calificó los disturbios ocurridos en los últimos días en el país de "violencia criminal".

Un grupo de jóvenes arrojó fuegos artificiales y piedras a la Policía e incendió un centro temporal de pruebas de covid-19 la noche del 23 de enero en la localidad costera de Urk, localizada a unos 80 kilómetros al nordeste de Ámsterdam (Países Bajos).

El ministro de Salud del país, Hugo de Jonge, condenó los hechos afirmando que el incendio del centro "va más allá de todos los límites".

El suceso se registró en medio de la ola de protestas que sacude el país en los últimos días en contra de la ampliación de las restricciones decretadas por el Gobierno para frenar los contagios de coronavirus.

Países Bajos ya se encontraba bajo duras medidas desde hace meses, con bares y restaurantes cerrados en octubre y escuelas y tiendas no esenciales cerradas desde diciembre, mientras que la semana pasada las autoridades aprobaron la propuesta del primer ministro, Mark Rutte, de implantar un toque de queda desde las 21 de la noche hasta las 4:30 de la madrugada.

Se trata del primer toque de queda impuesto en los Países Bajos desde la Segunda Guerra Mundial y, de acuerdo con Rutte, la medida es necesaria para reducir el número de nuevos casos de covid-19. A lo largo de este sábado y domingo, la Policía detuvo a unos 240 personas por violar el toque de queda o participar en acciones violentas durante las manifestaciones.

Las protestas se iniciaron el pasado jueves, día de la aprobación de la medida, y alcanzaron su apogeo el fin de semana, con numerosos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden. En algunas ciudades, como Ámsterdam o Eindhoven, la Policía uso cañones de agua, gases lacrimógenos y hasta perros policiales para dispersar a los manifestantes, mientras que en varias partes fueron saqueados comercios.

Mark Rutte, a través de su cuente de Twitter, calificó los disturbios de "violencia criminal". "Esto no tiene nada que ver con protestar o luchar por la libertad. Es violencia criminal y la trataremos como tal", aseveró.

RT

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios