viernes, 12 de febrero de 2021

Trump estaba más enfermo de lo anunciado cuando contrajo COVID-19

Expresidente de EE.UU. Donald Trump deja la Casa Blanca para internarse en el Hospital Militar Walter Reed, 2 de octubre de 2020. (Foto: Reuters)


El expresidente estadounidense Donald Trump estuvo cerca de tener que usar un respirador artificial cuando dio positivo por la COVID-19, según medios.

“El presidente Donald Trump estaba más enfermo con la COVID-19 en octubre de lo que se reconoció públicamente en ese momento”, informó el jueves el diario estadounidense New York Times (NYT), citando a varias personas familiarizadas con su estado de salud.

Asimismo, indicó que Trump había experimentado niveles “extremadamente bajos” de oxígeno en la sangre y presentó un problema pulmonar, asociado a la neumonía, causado por el nuevo coronavirus (COVID-19). Además, se detectó que el magnate republicano padecía de infiltrados pulmonares, que suceden cuando los pulmones están inflamados y contienen sustancias como fluidos o bacterias.

Conforme al rotativo, solo el nivel de oxígeno del exmandatario cayó por debajo del 90 %, y se considera que la enfermedad es severa cuando este indicador cae por debajo del 95 %.

“Su pronóstico era tan preocupante que, antes de que lo llevaran al Centro Medico Militar Nacional Walter Reed (a las afueras de Washington), los funcionarios creyeron que tendría que utilizar un respirador artificial”, tal como mencionaron dos de las fuentes a NYT.

El día que Trump fue trasladado a dicho hospital, el pasado 2 de octubre, se informó a los medios que el magnate tenía fiebre y problemas para respirar, y los tipos de tratamientos que recibía indicaban que su estado era preocupante. No obstante, las nuevas revelaciones sobre su estado y los importantes esfuerzos de la Casa Blanca por conseguir medicaciones que aún no habían sido aprobadas apuntan a que la información que se publicó en ese momento fue “limitada, y en ocasiones engañosa”, subrayó NYT, señalando que el presidente se había resistido a ser hospitalizado.

Trump y su esposa, Melania, dieron positivo por la COVID-19 después de que Hope Hicks, una de sus ayudantes más próximas, se contagiara.

Sin embargo, tras diez días y menos de 48 horas después de abandonar el hospital en el que se encontraba ingresado, Trump participó en un acto de campaña electoral, una vez más sin mascarilla, luego de declarar que había dado negativo en las nuevas pruebas del coronavirus que se había realizado, lo que provocó una ola de críticas.

hispantv

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios