jueves, 11 de marzo de 2021

Un congresista de EE.UU. presenta una iniciativa de ley para prohibir el aborto y castigarlo con sentencias que podrían alcanzar la pena de muerte

Imagen ilustrativa.Carrington Tatum / Shutterstock.com

"Los niños no nacidos mueren a un ritmo más rápido en Texas que los pacientes de covid-19" y ese territorio "no se toma en serio la crisis del aborto", señaló ese legislador.

Un legislador republicano de Texas presentó una iniciativa de ley para prohibir el aborto en ese territorio de EE.UU. y castigar a quienes realicen o se sometan a ese procedimiento con penas que podrían alcanzar la pena de muerte.

"Hoy presenté la ley HB 3326 para abolir el aborto en Texas", escribió en su cuenta de Twitter el representante estatal Bryan Slaton, quien se define como "conservador cristiano" y "defensor de la liberdad".

Si se aprueba, "pondrá fin a la práctica discriminatoria de poner fin a la vida de niños inocentes y garantizará la igualdad de protección de las leyes a todos los texanos, por pequeños que sean", comentó en un comunicado de prensa.

 


Esta norma busca reconocer "la santidad de la vida humana inocente creada a imagen de Dios" y protegerla "desde la fecundación hasta la muerte natural", ya que Slaton considera que "un niño humano vivo no nacido, desde el momento de la fecundación y en todas las etapas de su desarrollo tiene los mismos derechos, facultades y privilegios legales" que cualquier otra persona.

Si la aprueba el Congreso de Texas, el fiscal general de ese estado podría imputar cargos por "delitos de asalto" y "homicidio criminal" a quienes se sometan o practiquen un aborto, sin importar si existe cualquier "estatuto federal contrario, regulación, tratado, orden o decisión judicial".

La única excepción contemplada en ese documento serían los embarazos ectópicos con riesgo de muerte, siempre y cuando "no se disponga de una alternativa razonable para salvar la vida de la madre y del niño por nacer".

"Es hora de que los republicanos dejen claro que, realmente, pensamos que el aborto es un asesinato", añadió Bryan Slaton, quien destacó que "los niños no nacidos mueren a un ritmo más alto en Texas que los pacientes de covid-19" y ese estado norteamericano "no se toma en serio la crisis del aborto".

RT

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios