lunes, 29 de marzo de 2021

Una vietnamita regresa a su casa 30 años después de haber sido engañada y vendida en China gracias al covid-19

Imagen ilustrativaPixabay / Tho-Ge

Ha Thi Chien y otra mujer víctima de trata hallaron el modo de escapar de sus captores y volver a su país natal.

Una mujer llamada Ha Thi Chien, de 43 años, logró regresar a su casa, en la norteña provincia de Phu Tho (Vietnam), tres décadas después de haber sido engañada y vendida en China, informaron este domingo medios locales.


Los hechos se remontan a 1990, cuando Chien solo tenía 12 años. Un conocido la invitó a China y, en cuanto cruzó la frontera y llegó al país asiático, el hombre la vendió de inmediato a una familia.

"Me obligaron a ser trabajadora sexual por la noche, fue muy humillante", confesó la víctima de trata. "Intenté escapar varias veces pero fallé porque estaba absolutamente vigilada", añadió, detallando que llegaron a torturarla con látigos.


Chien indicó que a principios del año pasado, una chica de la provincia vietnamita de Ninh Binh que acababa de ser vendida y ella hallaron un modo de escapar de sus captores. "Al principio estaba asustada, pero me animó diciendo 'moriremos de todas formas, y yo preferiría morir tratando de encontrar el camino de regreso a casa'".

"Reuní valor y huimos juntas de esa lugar. Logramos regresar a Vietnam después de cinco días y cinco noches cruzando un bosque", detalló la mujer.

Cuando Chien llegó a Vietnam se perdió en la provincia de Quang Nam. A pesar de haber olvidado su lengua materna, unos guardias fronterizos le dieron comida y algo de dinero, y luego la acompañaron a una estación de autobuses para que pudiera volver a su hogar.

 


"Solo podía ser un sueño"


"Cuando la Policía me dijo que mi hija había regresado me reí y pensé que era solo un sueño hasta que los oficiales de Policía la llevaron justo frente a mis ojos", explicó su padre, Ha Van Hoat, de 69 años. "Le sostuve las manos y las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos, pensé que solo podía ser un sueño", agregó.

Desde el año pasado la mujer, que a pesar de la pobreza asegura estar más feliz que en China, está reaprendiendo el vietnamita con la ayuda de su sobrino. Asimismo, se ocupa del ganado y cuida de sus ancianos progenitores: el padre padece una discapacidad en la pierna derecha, mientras que la madre lleva años postrada en la cama tras sufrir un derrame cerebral.

Según activistas, cientos de mujeres de Vietnam, Camboya, Laos y Myanmar han sido llevadas a la fuerza a China para contraer matrimonio con hombres allí. En ocasiones sufren violencia y son víctimas de trabajos forzados.

RT

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios