jueves, 1 de abril de 2021

El científico que se convirtió en el primer cíborg del mundo por una enfermedad mortal afirma que lleva una vida "excepcional"

Peter Scott-MorganIdeas Genius Ltd

Peter Scott-Morgan reemplazó sus capacidades físicas por equivalentes artificiales con el propósito de prolongar su vida.

El científico británico Peter Scott-Morgan, quien se convirtió en el primer cíborg del mundo debido a una enfermedad mortal, ha asegurado que su actual calidad de vida es "excepcional", informa Daily Mail.

Peter, de 62 años y especialista en robótica, decidió desafiar lo que significaba ser humano cuando en el 2017 le diagnosticaron una enfermedad de la neurona motora, reemplazando sus capacidades físicas por equivalentes artificiales con el propósito de prolongar su vida.

 


Asimismo, el científico señaló que después de haber completado la transición a "mitad humano, mitad máquina", no solo está sobreviviendo, sino que está prosperando. "Mi calidad de vida en general es excepcional", comentó. "Tengo amor, me divierto, tengo esperanza, tengo sueños y tengo un propósito", agregó.
 

Las nuevas capacidades de Peter


El especialista en robótica ha tenido que someterse a una serie de complejas y arriesgadas operaciones. Esto incluye el desarrollo de un avatar antes que los músculos de su rostro dejaran de funcionar. El avatar está diseñado para mantener una conversación, utilizando un lenguaje corporal basado en inteligencia artificial. Además, ha explorado el uso de la tecnología de seguimiento ocular que le permite controlar varias computadoras solo con los ojos.

Por último, se sometió a una laringectomía, lo que significa que perdió la voz, pero ese procedimiento evitará que la saliva entre a los pulmones debido a su enfermedad. Ahora, el científico sigue expresando sus ideas a través de un sintetizador de voz que maneja con la vista.
La enfermedad de la neurona motora

"Peter descubrió que la enfermedad de la neurona motora es más un problema mecánico", porque esa afección "en sí no lo mata, todos sus órganos internos permanecen perfectamente bien, todos funcionan", explicó Francis, pareja de Scott-Morgan.

 


"Lo que finalmente te mata es el hecho de que tus músculos no pueden hacer funcionar los pulmones, no tienes ese intercambio de gases en tus pulmones y tus niveles de oxígeno bajan y mueres por eso", acotó. Él "se dio cuenta de que si puedes resolver algunos de estos problemas de ingeniería y mantener los pulmones en funcionamiento, puedes tener una esperanza de vida casi normal", concluyó Francis.

RT

A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios